Hola,
Gracias por visitarme e interesarte por mí.

Me llamo Azucena Caballero, he publicado 14 libros de no ficción y participado con capítulos, prólogos, introducciones, etc, en muchos otros, pero en el fondo lo que siempre quise era escribir ficción. Me encanta leer novelas, relatos, canciones de gesta, de amor… Me encanta leer. Desde pequeña. Las historias que los personajes de mis libros favoritos vivían me hacían viajar a múltiples lugares fascinantes y me hacían vivir aventuras que no me atrevía a veces ni a imaginar. Fui creciendo y siempre tuve el deseo de ser yo la que aportara esas sensaciones.

En el colegio escribí mucho, y las maestras me solían felicitar, decían que tenía mucha imaginación, pero cuando me fui haciendo más mayor, dejé de escribir. Inventaba relatos que contaba a amigos, a mis hijos… Compartía historias que conocía, narrándolas oralmente…

Con trece años, gané el concurso de relatos del mismo, y de hecho participé en un concurso de relatos a nivel nacional. No gané, ese día me bloqueé y escribí fatal. Creo que ese bloqueo de ese día tuvo un gran impacto en mí. Me paralizó y me hizo dejar de escribir ficción. Lo último que recuerdo haber escrito antes de llegar a la etapa en la que ahora me encuentro fueron los ejercicios que pedían en clase de Literatura en el instituto. Nada más. Decidí enfocarme en la no ficción. Escribir no ficción es mucho más sencillo, sólo compartes conocimientos, experiencias, pero no tu alma. Cuando escribes ficción entregas mucho más de ti, por eso paraliza muchas veces. Y desde ese día no volví a escribir por voluntad propia.

Hace dos años una amiga me habló de unos cursos de narrativa que estaba haciendo online, con nada más y nada menos que Concepción Perea, la autora de “La Corte de los Espejos”. Yo amo la fantasía y me pareció la monda cachonda poder aprender de alguien como ella. Me uní al curso y Concha y Jordi (los profesores de “Caja de letras”) le dieron un vuelco a mi vida, a mi perspectiva. Me hicieron soltarme escribiendo y que no me avergonzara que otros leyeran lo que yo escribiera. Formándome con ellos lo decidí, iba a escribir novelas y a hacer que cuánta más gente pudiera las leyera.

Empecé escribiendo una novela con ambientación medieval (soy licenciada en Historia Medieval) que ahora mismo tengo parada en un cajón y que algún día quizás verá la luz, pero en un ejercicio de creación de personajes, me inventé a Rebecca, la pedagoga investigadora viajera del tiempo, y me enamoré de ella, y desde ese momento la historia que quiero contar es la suya, y en ese viaje estoy ahora mismo inmersa.

Te invito a que me acompañes en este proceso fascinante de ir descubriendo partes de su mente y de su corazón que ni siquiera tengo todavía definidas mientras voy escribiendo cada una de sus vivencias.

Algunos datos sobre mí

Edad Media, el siglo XIX, la belleza...

Me fascinan la Edad Media, el siglo XIX, el arte, la belleza, la delicadeza y la pasión.

contracorriente

Estoy acostumbrada a nadar contracorriente en muchas cosas, y a vivir integrada en sociedad pero hackeando ligeramente al sistema en algunos aspectos con los que no estoy de acuerdo de nuestro mundo y circunstancias actuales. 

EMPRENDEDORA

Trabajo para mí, me enfoco en ayudar a madres a ser independientes económicamente sin tener que renunciar al tipo de crianza o educación que deseen para sus hijos.

EDUCO EN CASA

Mis hijos no han ido al colegio, los he educado en el seno de mi hogar y estoy muy orgullosa del resultado, son buenas personas, con criterio propio que se están pudiendo dedicar a hacer aquello que aman.

ALMA

Creo que esta forma que tengo de ver la vida a veces se desliza en mis textos, por más que intento que cada personaje tenga su propia voz, su propio carácter y alguno de ellos es totalmente lo contrario a lo que sería yo. Pero creo que es inevitable, cómo he dicho antes, que partes de nuestra alma se cuelen en nuestra obra. Sólo espero hacerlo de manera amena, divertida, interesante y atractiva.

DISFRUTA

La finalidad de las historia que escribo es divertir, entretener, evadir, aportar un momento agradable y de disfrute en mitad del día a día.

género

Mis géneros literarios favoritos son la fantasía, el romántico, la novela negra y el género costumbrista.

aficiones

Mis aficiones favoritas son leer, visitar museos, tomar el té en preciosas teterías, admirar catedrales góticas y pasear por la campiña y zonas boscosas.

campiña inglesa

Actualmente vivo en un precioso y diminuto pueblito de la campiña inglesa.